La agonía de Felipe II

Estatua en bronce del rey Felipe II, obra de Leone Leoni y Pompeo Leoni. Actualmente en el Museo del Prado.

Tras la propuesta lanzada por Hesperetusa en un comentario en el que me proponía hablar sobre el rey Felipe II, su salud y su terrible fin, me puse manos a la obra y aquí os dejo este post sobre el monarca renacentista que reinaba en el Imperio, un Imperio en el que decían que “el Sol nunca se ponía”.

Se le conoce como el “Prudente” y nació en Valladolid el 21 de mayo de 1527. Hijo del emperador Carlos I y de Isabel de Portugal, desde muy joven fue preparado para ser rey. Asumió el trono español tras la abdicación de su padre en 1556 gobernando el gran Imperio durante más de cuarenta años. Tras ser reconocido como su sucesor por los Estados flamencos y por las Cortes castellanas, aragonesas y navarras, dedicó toda su vida a gobernar desde la Corte madrileña. Se apoyó en un gobierno de consejos, rodeándose de secretarios y una administración centralizada. Tuvo que hacer frente a grandes dificultades económicas pero su mayor preocupación fue mantener y proteger el Imperio que heredó y es por ello que contrajo matrimonio en cuatro ocasiones: con María de Portugal, con María Tudor de Inglaterra, con la francesa Isabel de Valois y finalmente con su sobrina Ana de Austria, madre del sucesor al trono español, Felipe III. Su mayor triunfo fue el de completar la unificación iniciada por los Reyes Católicos y continuada con su padre.

John Elder en 1554 lo describía como:

(…) de estatura media, más bien pequeña, de rostro bien parecido, frente ancha y ojos grises, de nariz recta y de talante varonil. Su andar digno de un príncipe, y su porte tan recto que no pierde una pulgada de altura; con la cabeza y la barba amarillas (…) proporcionado de cuerpo, brazo y pierna, que la naturaleza no puede labrar un modelo más perfecto (…).

Aunque durante la mayor parte de su vida su salud fue delicada, a partir de los cuarenta años se acentuó su severidad siendo los diez últimos los que le lastrarían de una forma inimaginable para alguien de su porte. Prudente, reservado, constante, inteligente, culto y muy religioso, se ocupaba de todos los asuntos sin descanso pues quería saberlo y verlo todo. Se levantaba muy temprano trabajando o escribiendo hasta el mediodía. Comía siempre a la misma hora y habitualmente su menú consistía en pollo frito, perdiz, paloma, pollo asado, venado… incluso tenía bula del Papa que le permitía comer carne el Viernes Santo. Media hora después de comer firmaba los documentos y solo después, tres o cuatro veces por semana, salía a cazar con ballesta el ciervo o el conejo.

Sufrió de estreñimiento y hemorroides que ocasionaba que tuvieran que administrarle importantes dosis de enemas, pero también padeció asma, artritris, cálculos biliares y malaria, incluso dolores de cabeza quizá ocasionados por una sífilis congénita. Al igual que su padre sufrió de gota, teniendo su primer ataque a los 36 años aunque fueron en sus últimos tres años de vida cuando padeció de insoportables dolores. Las fiebres, cada vez más frecuentes a medida que pasaban los años,  le provocaban una sed que no calmaba por más que bebiera agua y que a la vez hacía empeorar el hinchazón de su vientre y piernas.

El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Mandado construir por Felipe II de España para conmemorar la victoria en la batalla de San Quintín que fue el día 10 de agosto día de San Lorenzo mártir. El monasterio se le dedicó a este santo y su planta posee la forma del atributo del santo, la parrilla. Es el monasterio más grande e importante de España y poseía también las funciones de palacio y templo.

En 1597 pasó su último invierno en Madrid como si fuera un moribundo. En la primavera decidió trasladarse al monasterio de El Escorial para poder morir allí, pero los médicos lo vieron tan débil que se lo desaconsejaron. En contra de la opinión de los galenos, el 30 de junio de 1598, le trasladaron en una silla de manos especialmente fabricada para él ya que no se podía ni mover. Hizo el trayecto en etapas muy cortas y tras siete días de camino llegó al monasterio donde le transportaron a su antiguo aposento, adyacente al altar mayor de la Basílica. Comulgó por última vez el 8 de septiembre al prohibírselo los médicos a partir de entonces por miedo a que se ahogara al tragar la hostia.

Altar mayor de El Escorial. Vista que tenía el rey Felipe II desde su habitación en sus últimos días de vida.

Cuatro llagas fistulizadas en el dedo índice de la mano derecha, tres en el tercer dedo y otra en el dedo grueso del pie derecho, esta última tan dolorosa que no se aliviaba con nada. En la rodilla un absceso producido por la gota provocaba que el mínimo movimiento le causaba una agonía insoportable. Esto le provocó que estuviera echado sobre la espalda, inmóvil en la cama durante cincuenta y tres días. Las heridas, infectadas, despedían un olor pestilente y durante este tiempo no se le pudo cambiar la ropa, ni moverlo ni levantarle. Incluso se llegó a decir que las úlceras eran tan nauseabundas que criaban gusanos. En opinión del profesor Gregorio Marañón debió estar afecto de anosmia (pérdida del sentido del olfato). Su hijo fue testigo de su muerte dándole un último consejo antes de expirar:

Hijo mío, he querido que os halléis presente en esta hora para que veáis en qué paran las monarquías de este mundo.

Se cuenta que Felipe II mandó fabricar un ataúd con los restos de la quilla de un barco desguazado, cuya madera era incorrupta, pidiendo que le enterrasen con un hábito de tela holandesa empapada en bálsamo. La caja de su ataúd sería de cinc y construida “bien apretada para evitar todo mal olor”.

Esta fue la agonía del monarca más poderoso que pisó la Tierra.

Links:

Cervantesvirtual.com; forocatolico

Links fotos:

Carlos Reusser Monsálvez-Museo del PradoAldanaNMichel-Ange Houasse-The Yorck Project

70 comentarios en “La agonía de Felipe II

  1. Gracias Francisco Javier por la entrada. El comentario va a ser un poco largo si me permites.

    Desde que tuve conocimiento del carácter y la vida de Felipe II me sorprendió el fin tan terrible que tuvo el monarca más poderoso del mundo en el siglo XVI. Uno de los rasgos que citan los biógrafos es que era escrupulosamente limpio y el que acabara con llagas supurantes y pestilentes y que durante cincuenta tres días, hasta que murió, no se cambiara la ropa de la cama, debió ser una tortura y una humillación añadida. Recuerdo una escena en la película “El Gattopardo”, que también está en la novela, cuando el príncipe de Salina viendo un cuadro sobre un moribundo en una de las habitaciones del palacio al que ha asistido para el baile, dice que es mentira porque “las sábanas de los moribundos siempre están tan sucias…” cuando veo esa escena siempre pienso en Felipe II.

    Dices que Felipe II fue una persona de salud delicada toda su vida. Hay aspectos de su salud como la gota y las fiebres de las que tenía noticia pero otras me son desconocidas. Por ejemplo que sus dolores de cabeza fueran debidos a una sífilis congénita. Esa sífilis ¿de quién pudo proceder? ¿de su padre Carlos V? Carlos V siempre dijo que fue fiel a su mujer, pero sí tuvo sus aventuras de soltero, hijos naturales incluidos (una hija nada menos que con su “abuelastra” Germana de Foix) pero Carlos V ¿tuvo síntomas o manifestación de sífilis? Entonces es posible que contagiara a Isabel de Portugal, pero no tengo datos que las dos hermanas de Felipe II que también llegaron a adultas y tuvieron descendencia, su cuarta esposa Ana de Austria, era hija de su hermana María, padecieran o tuvieran síntomas sifilíticos.

    ¿La sífilis congénita podía proceder del abuelo Felipe el Hermoso? Porque éste sí que tuvo un currículum amoroso extramatrimonial crecido, y murió a los veintiocho años. Por cierto, que tampoco me ha quedado nunca claro de que murió realmente Felipe el Hermoso. No sé si tienes publicado algo sobre este asunto.

    Las fiebres, ya me aclaraste en la entrada de Carlos V el asunto de la malaria. Parece que era muy habitual la enfermedad y nadie ni los reyes, están a salvo de las picaduras de los mosquitos.

    La gota, conocía los malos hábitos alimenticios tanto de Carlos V como de Felipe II que eran comunes a las clases altas de la época, donde las lentejas eran consideradas “comida vil”. Felipe II en una de las cartas que les manda a sus hijas comenta un cesto de peras frescas que ellas le envían pero que han llegado “machacadas” y con golpes y que no las llega a comer. Ese de momento, es el único dato que recuerdo ahora relacionado con la fruta fresca y no la come. En esas cartas habla varias veces de la fruta confitada pero no es lo mismo porque la fruta ya ha perdido la fibra y las vitaminas. La verdura supongo que ni la probaba. Comía carne hasta en viernes santo y eso tuvo unas consecuencias fatales para su salud durante años.

    Pero, al final ¿Cómo un hombre al que no debían faltarle lo mejores médicos pudo terminar de ese modo? ¿Qué se produjesen esas llagas abiertas? ¿No había manera de tratarlas y curarlas? O al menos que no llegaran al extremo de tener gusanos. No sé en qué medida podía resultar tan difícil cambiar la ropa de cama, pues no creo que Felipe II pesara mucho en esas circunstancias, porque además cincuenta y tres días postrado de esa forma debieron producirle llagas por la postura. En esas circunstancias la anosmia fue una liberación y un regalo de la sabia naturaleza.

    Para acabar una anécdota. Felipe II solía salir de caza, pero también de pesca. Antes de salir para uno de esas tardes con la caña en la mano, advierte a los guardianes de la zona de pesca, que bajen el nivel del agua con las compuertas…, porque no va poder estar mucho tiempo pescando y quiere estar seguro de volver a palacio con alguna pieza. Los peces no podían tener ninguna oportunidad con un rey tan ocupado 😀

    • Hola Hesperetusa,
      ya sabes que además de permitírtelo lo esperaba y es magnífico, como siempre. Aportas datos de lo más interesantes y la anécdota final es genial. Si te parece bien te contestaré el aspecto de la sífilis congénita por ser un tema médico y por la parte que me toca ¡ja, ja, ja!

      La sífilis congénita se transmite por el paso sanguíneo del “treponema pallidum” (su agente causal) durante el embarazo y en el parto, y si fuera sífilis congénita, parece más probable que fuera su madre, Isabel de Portugal, quien la padeciera, hecho que por su puesto no descarta (aunque en mi opinión no lo creo) que su padre, Carlos I, también la padeciera. Dudo no obstante que fuera en su variante congénita la que contrajera Felipe II.

      En el siglo XVI era frecuente padecer sífilis, tanto que Erasmo de Rotterdam decía cínicamente:

      «Un hombre noble sin sífilis o no era demasiado noble o no era demasiado hombre».

      La enfermedad no respetó fronteras, etnias, religiones ni clases sociales: emperadores romanos como Tiberio y Heliogábalo, que habría muerto de sífilis si no lo hubieran ahogado en una letrina a los 18 años; la esposa de Calígula, la disoluta Cesonia; Francisco I de Francia que la contrajo de joven infectando a su primera mujer Claudia -que murió de ello- y después a la segunda, Leonor de Habsburgo. Y ahora que menciono a los Habsburgo, la sífilis estuvo muy presente en esta familia, tanto en su rama española como en su rama austríaca.

      Felipe II afirmaba ser religioso y devoto pero son bien conocidas sus “salidas nocturnas” y su fama de mujeriego. El embajador veneciano Badoaro lo describe como “(…) abusa de ciertos manjares y sobre todo de dulces y pastas. Es incontinente con las mujeres (…)”. Las fiebres que sufrió su tercera esposa, Isabel de Valois, podrían deberse al contagio por parte de su marido. Su hijo Carlos (que tuvo con su primera esposa) también tenía síntomas de sífilis -en este caso congénita-, y su nieto, Felipe IV, la contrajo de su amante María “La Golosa” Calderón (el apodo ya apunta 😉 ) contagiando a Mariana de Austria y esta a su vez a su hijo, Carlos II.

      Entonces me pregunto, si la sífilis estaba tan extendida entre nobles y reyes, ¿cómo de extendida debió estar entre la población?. Ciertamente fue una plaga y hasta que no aparecieron los preservativos y la penicilina no se pudo controlar.
      Dejo un enlace a un artículo del blog sobre la sífilis por si es de interés de alguno: Cristóbal Colón, ¿culpable o inocente de traer la sífilis a Europa?
      http://wp.me/p32pyN-Wf

      Lo dicho, un tema de lo más interesante y mil gracias por tu esperado comentario, aunque… muchos como el tuyo y deberíamos pensar en hacer un libro al respecto. ¡Ja, ja, ja!

      Un fuerte abrazo.

      PD: Lo del libro es para pensarlo, ¿no crees? 😉

    • Hi John,
      I think often spoken in books, in classes … of Kings and great personages of history, rarely referring to his illness and privacy. Acts which undoubtedly influenced his political decisions.
      A greeting

  2. La muerte mide a los hombres con el mismo rasero, sin importar su situación personal, social, rango, condición, naturaleza… Pero además todos estamos sujetos a padecer enfermedades y deterioro físico irreversible. Desde mi punto de vista, esa percepción del sentido último de la vida es lo que vienen a significar las palabras que formula Felipe II a su hijo antes de morir. Muy buen post. Saludos

    • Hola Ítaca,
      a mí me hace pensar que en aquellos tiempos en los que el acceso a los cuidados y tratamientos no era algo que estuviera al alcance de todo el mundo, cuántas personas se encontrarían en la misma situación que Felipe II sin poder disponer de los cuidados que él tuvo. La muerte es un castigo para algunos, un regalo para otros y quizás para el rey fue un favor debido al sufrimiento que padecía.
      Coincido contigo en lo que quiso transmitir a su hijo con esas palabras aunque también habría que encuadrarlas en el contexto político que las dijo.
      Un saludo y gracias por tu pensamiento.

    • No creo que haya sido taaan virtuoso, seguramente para las costumbres de la epoca lo sería, pero no implica por ello que haya contagiado a mas de una “plebeya<"

  3. La sangre azul se hereda. La prudencia lleva a actuar con cautela cuando las cosas no caminan bien. Promover la libertad de los demás, palabra clave de los prudentes. Ser precavido es el camino elegido por aquellos favorecidos con la bula, a veces tan breve que podría sufrir empachos. Tristes finales para tan inmenso poder. Gracias por este post ilustrativo de sentencia bíblica : : “De qué le sirve al hombre tanto poder, si al final… “, se pudre. Un abrazo visionario.

  4. Y es que las enfermedades no entienden de tipos ni de colores de sangre…

    Mal final para un gran personaje…

    Buena entrada, Francisco Javier. Como siempre un placer leer tus historias.

    Un abrazo.

    • Hola Juan Ignacio,
      sin duda alguna los mejores médicos del mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría.
      No sé si Felipe II tuvo entre los médicos de su corte alguno de estos tres. Pero lo que es indudable es que la dieta no la llevaba muy bien, al igual que su padre.
      Un abrazo tambbién para ti.

  5. Sabía que había sufrido de gota y con mucho dolor, (les estaba bien por darse unas comilonas llegas carne y de grasas).
    Acabo de leer la biografía de Maria Estuardo y según escribe Stefan Zwaig se hicieron arreglos para que se casaran pero Isabel I de Inglaterra se puso por en medio para desbaratar la boda, una de las razones que tuvo Felipe de enviar La Armada “Invencible” era por tal motivo además de otras pugnas que tenian.
    Hace años cuando estuve en El Escorial, entonces por suerte habían pocos turistas, la persona que nos acompañó nos enseñó una puerta casi escondida y dijo que por alli iba a mantener relaciones sexuales con sus hijas. Ves a saber, la historia nos cuenta tantas cosas.
    Esperaba esta entrada ya anunciada, Gracias, me gusta la Historia.

    • Hola Rosa,
      como le decía a Juan Ignacio la dieta no la llevaba bien. Seguro que además de los placeres digestivos también disfrutaba de otro tipo de “placeres”.
      Era el hombre más poderoso de la Tierra, nada ni nadie podía llevarle la contraria, bueno, casi nadie, la enfermedad y la muerte sí pudieron, demostrando así que ante ella, todos somos iguales.
      Un gran abrazo 😉

  6. Para el nacer y el morir,la naturaleza no hace excepciones. Es cierto que en el siglo XVI la higiene no era cosa principal y seguro que fue un agravante en la enfermedad de Felipe II.
    Un saludo.

    • Hola Maribel,
      no obstante Felipe II tenía fama de ser muy escrupuloso con la higiene, pero como bien dices, las llagas supurando no le ayudaron en la evolución y en soportar su enfermedad.
      Un saludo también para ti.

  7. Pensaba decir que no fue una vida envidiable pero luego me he arrepentido. Volveré a leerlo.
    Buen e instructivo, artículo FJT

    • Hola Enrique,
      vida de rey,seguro que fue, y por muchas enfermedades que tuviera seguro que vivió mejor que muchos de sus súbditos.
      Un abrazo, nada sifilítico (lo digo por el comentario de Hesperetusa, claro) 😉

  8. Muy interesante. siempre me ha apasionado leer sobre los monarcas y figuras de época destados en la historia. Al iguall que Hesperetusa, lo de la sifilis congénita no me cuadra ya que tendría que haberla heredado a su hijo también y contagiado a sus esposas. No dudo que esté escrito en algún lado y que algunos historiadores lo hayan encontrado en documentos de la época o algo así, pero no me lo creo.
    Por otro lado, ¡qué muerte más espantosa! La verdad que no me aferro a la vida con saña, vivo feliz y dando lo mejor de mi día a día, pero lo que sí deseo es que cuando llegue mi hora, sea en paz y sin dolor. Un ahistoria interesante de lo que seguramente buscaré más información.

    saludos y gracias

    • Hola Gaby,
      acabo de contestar al respecto a Hesperetusa y creo que lo he hecho después de que publicaras el comentario. Si puedes léelo pues puede serte interesante y por supuesto te invito a que compartas aquí la información que encuentres. El debate está y seguirá estando abierto… es lo apasionante de la Historia.
      Un saludo y gracias a ti.

  9. Pues una vida curiosa y un final pues eso, nada envidiable.

    Gran figura la de Felipe sí señor, es curioso, yo cada vez que me acuerdo de este hombre me acuerdo de Isabel y Fernando y de lo que supuso su matrimonio, la cosa de acabar uniendo dos reinos y tal.

    Siempre me imagino cómo pudo ser el mundo de baer salido bien el matrimonio de Felipe con la BloodyMary, de haber tenido un niño, que hubiera reinado en ambos reinos, ¿seríamos a día de hoy ciudadanos del mismo país los ingleses y nosotros?

    Abrazos.

    • Hola Dess,
      cruciales sin duda. Representaron un antes y un después en la historia de España. En cuanto a tu reflexión sobre el matrimonio de Felipe II con la “Mary”, pues no se me había pasado por la cabeza. Es curioso como un acto, un hecho determinado acontecido en un momento de la historia, pueda llegar a tener una consecuencia tan importante y permanente en los siglos posteriores. Me imagino que también hay que aplicarlo a nuestros tiempos. Cualquier hecho actual puede marcar los siglos que vienen.
      Un abrazo

  10. Uufff! otro dechado de enfermedades en la familia, que imagino haya tenido que ver con su herencia, y eso que en aquel entonces la endogamia real no estaba tan extendida como llegó a serlo siglos después. Me ha llamado mucho la atención el comentario que hizo a su hijo, profético quizás, pero en todo caso lúcido. Siento algo de lástima por este personaje, a quien el destino le impuso una vida que, por lo visto, no le hizo muy feliz, es lo que tienen las monarquías, ni ellos ni nosotros elegimos…
    Excelente artículo Francisco, como siempre has logrado un equilibrio entre la historia y la medicina, y nos has enseñado algo nuevo. Muchas gracias y esperamos tu siguiente entrada.
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      gracias por decirme que logré ese equilibrio entre la medicina y la historia. Aunque trato en el blog de la Historia en toda su dimensión, mi objetivo inicial era ese, combinar la medicina con la historia, mi profesión con mi afición. Al poco de poner en marcha el blog me dí cuenta que no quería solo centrarme en ello sino que debía darle un enfoque más general pero prestando especial atención en la Medicina. Vuestras propuestas me animan a seguir en la misma línea.
      Un saludo, amigo.

      • No es un trabajo fácil Francisco, pero lo consigues entrada a entrada, y eres una inspiración para otros blogueros. Gracias a tí por tu constante esfuerzo por divulgar la historia.
        Un afectuoso saludo.

  11. Hola Francisco Javier,
    Monarca “puro austria” con su toque surrealista. Permiteme añadir (a tu magnifico estudio) algunos apuntes.
    Felipe II estaba obsesionado con el infierno y por ello empezó a comprar cuadros de El Bosco al poco de fallecer este pintor. Nos cuenta el fraile José de Siguenza, (que relató los últimos dias del monarca), que se hizo llevar el cuadro “El jardin de las delicias” de dicho pintor y lo tuvo frente a él hasta su muerte en la cama.
    Gran aficionado también a la alquimia, Felipe II mandó construir un laboratorio en el Escorial, para ver si daban con algun remedio para sus numerosos males.
    También veia “perros negros” por todos lados, decia que los habia visto en la muerte de varios familiares suyos y ahora venían por él.
    Creo que esos 53 dias de agonia, no debieron de ser un “jardin de las delicias”.
    Un abrazo
    Antonio

  12. Pues no recordaba final tan espantoso, pero lo de prudente tiene narices, el rey de la pragmática del 22 de noviembre de 1559, leí una tesis en que se probaba que ésta era el verdadero inicio de la decadencia del imperio español, y también de las deficiencias del armamento de la armada invencible deribadas de tal aislamiento cultural (no fue sólo el clima lo que acabó con ella). Hablando de historia en la universidad, mi profe me contó que Carlos pudo decidir que Felipe no heredara el trono alemán por su ira contra los herejes y mal carácter en general (toma ya). Vamos, que una bestia (con perdón). Amante del arte, eso sí. y efectivamente, más renacentista que su padre en su gobierno. Un abrazo.

  13. Para anécdotas,os recomiendo la lectura de “Historias de Reyes y Reinas – Las anécdotas de los Austrias”. De Carlos Fisas

    Una de ejemplo:
    El cronista Sepúlveda cuenta que Felipe II mandó fabricar su ataúd con los restos de la quilla de un barco desguazado, cuya madera era incorrupta, y pidió que le enterrasen con un hábito de tela holandesa empapada en bálsamo. También dispuso que la caja de su ataúd fuera de cinc y que “se construyera bien apretada para evitar todo mal olor”.

    Salu2. Suso

    Excelente post, Francisco.

  14. Me llaman mucho la atención las enfermedades reales y como eran tratadas en la época. Siempre he leído el tema de la Hemofilia en el hijo del zar de Rusia y sus dolores . Como es que Rasputin que no tenia nada de medico , lograba calmarlo y pararle las hemorragias, logrando así la veneración de la zarina? Será que le daba algún te o algo que lo sedaba?

    • Hola maria carlota,
      primero de todo darte las gracias por seguir mi blog y dejar el comentario. Debo decirte que haces una pregunta muy interesante sobre la que no tengo constancia. He investigado un poco y parece ser que el monje Rasputín trataba al hijo del zar Nicolás II mediante conjuros y oraciones, aunque algunos relacionan que le administraba una sustancia con ácido acetilsalicílico, es decir, la archiconocida aspirina. No obstante, esta medicación explicaría que calmara sus dolores pero no así las hemorragias.
      Dejo un link que lo explica:
      http://www.portalplanetasedna.com.ar/ciencia/ciencia2.htm
      Dejo tu pregunta abierta a todos, seguro que alguien nos podrá decir algo más.
      Un saludo

  15. Gracias Francisco, muy interesante el link que me enviaste. Me encanta descubrir las verdades científicas en medicina detrás de lo que se ha creído toda la vida.

  16. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – Juan Calabazas | franciscojaviertostado.com

  17. Pingback: Un James Bond muy pájaro | franciscojaviertostado.com

  18. La historia cuando es narrada y pasa de voz en voz, en este caso de ordenador en ordenador, se convierte en cotidiana, en algo común y por tanto se hace más nuestra. De esta manera deja de estar enterrada en los libros y en los lugares en que ocurrieron estos hechos. Gracias Francisco por convertir lo antiguo en moderno a tal día como hoy…

  19. Pingback: Andrés Laguna, médico oculto en El Quijote | franciscojaviertostado.com

  20. Estimado Francisco Javier Tostado Fernandez te felicito por el articulo sobre Felipe II yo y Mariano Aladren hace años impartimos varias Ponencias astrologicas sobre Felipe II y el monasterio el Real del Escorial, tu articulo esta ajustado a verdad, que es como se deben decir y relatar las cosas históricas. Repito felicidades.

    • Hola Jose Luis,
      estimo mucho tu comentario ya que una de mis prioridades con los artículos es, además de entretener, divulgar la Historia de la manera más objetiva posible a la realidad. No obstante, y si alguna vez no me ajusto a ello, siempre agradeceré que algún amigo lo diga. Un blog que pretende de ser de todos y entre todos lo hacemos.
      Saludos

  21. Magnifico comentario, un resumen muy lúcido. Falta decir que el Escorial es fundamentalmente un rachivo, de todos los documentos venidos de la Las Indias, pues este fue “el rey papelero”, no le temblaba la mano al firmar un pena de muerte, pero todo debía estar documentado. Lo último que se archica en el Escorial son cadaberes de reyes y de infantes, “la Tarta nupcial”, los niños que murieron por una endogamia que perpetuaba lo peor de las realezas.
    Su sifilis me era desconocida. ¿Cuándo tenemos sifilis documentada en Europa? La epidemia que aparece en la invasión a Italia hace pensar en una nueva enfermeda, recién llegada, para la que los europeos no tenían resistencia.

    • Hola Ángel,
      primero agradecerte tu comentario. Hablas de la sífilis y dejas una pregunta de lo más interesante y que ha provocado muchos debates a lo largo de la Historia.
      Durante siglos se pensaba que la sífilis apareció en Europa importada de América por Colón y su tripulación, aunque en un estudio arqueológico efectuado sobre los restos de personas enterradas en el cementerio medieval de Saint Mary Spital, en Londres, demuestra que ya existía en Europa antes del siglo XV. Los restos óseos afectos de sífilis han sido datados con la prueba del carbono 14, entre el año 1200 y 1450. También se han encontrado restos óseos sifilíticos en otros esqueletos como los de las ruinas de Pompeya (año 79 d.C.) e incluso en Rusia (2000 a.C.). Ante estos nuevos datos la teoría hasta ahora aceptada de que Colón trajo la sífilis a Europa a raíz de sus viajes no se sustenta.
      Permítime añadir que en la actualidad se acepta la teoría unitaria (también conocida como del viejo mundo) en la que hace miles de años se originó en África un único microorganismo que produjo esa enfermedad (la llamaban yaws) que se expandió hacia el este y el norte del continente -a consecuencia del tráfico de esclavos-, se extendió a Mesopotamia y a la península arábiga, pasándose a llamar bejel. Durante los siglos XIII y XIV las Cruzadas la propagarían al este de Europa.
      Como ves es un tema de lo más interesante, gracias por la pregunta.
      Saludos y bienvenido por los comentarios.

      • Estimado Francisco . me parece que lo que se origino en Africa es el Treponema madre que dio luego por mutaciones y adaptaciones a varias especies y subespecies ,una de las cuales es el llamado T,pallidum causante de la sifilis , y exitenotras , que producen , otras enfermedades mas benignas. Me parece que el bejel , es una de ellas , otra es la Ccara americana tambien llamada overo que da como signos ,zonas despigmentadas en circulos, localizadas en la cara . Otra treponematosis es el pian, mas frecuente en el asia sudoriental y algo en america . Como dicen varios y lo comentas no parece nada congénito sino aduirido y mas que sifilis , puede haber habido algo de diabetes ( de alli las ulceras en los dedos y la polidipsia, algo de cirrosis por lo del edema abdominal , lo de los tofos gotosos no se ulceran como se menciona. Otra cosa que me llama la atencion ,es que la escultura de los Leoni ,que no se si la habran hecho del natural , muestra alguien con clara influencia negroide ( muy semejante a su hermanastro Juan de Austria, pelo muy rizado ,contextura muy fuerte y maciza ademas de cierta lordosis típica y el conjutno muy distinto al que se muestra en los retratos que existen de él), lo que podría tambien explicar lo de la gota muy frecuente en esa etnia , o tambien algo de hipertensión. algo que dices , y corrobora mi pensamiento es que las pequeñas cosas que les suceden a los hombres grandes pueden cambiar los sucesos del mundo y esa historia es mas importante ,para conocer como y porque se llevaron a cabo acciones cruciales. Justamente alli en España hay una historia de las pequeñas cosas en 5 tomos creo que de Alianza Editorial, por aqui llego hace muchos años y desapareció pronto y que da razon de la importancia de conocer como algunos hechos tan pequeños o domesticos que pueden pasar desapercibidos ,como que se levanto mal o no durmió bien o le dolia la cabeza o se peleo con su mujer ,dan lugar a decisiones que pueden cambiar la historia. Por otro lado algun problema endocrino pudo haber tenido pues solo al cuarto matrimonio pudo tener descendencia , Con la Tudor se puede explicar porque era ya pasadita, pero las otras eran jovenes y dela sobrina no se sospecharía algun adulterio, pues su descendencia , tuvo muchas enfermedades congenitas hasta desembocar con carlos IIi ( cosa que los descendientes de fernando de aragon e Isabel de castilla no se menciona tanta enfermedad como las que hubo a partir de este monarca y luego en los Borbones.

      • Hola Hugo,
        muchas gracias por animarte a dejar este interesante y documentado comentario. Un placer contar contigo y estás invitado siempre que quieras a ello. Son temas apasionantes que sin duda marcaron el destino de muchos.
        Un gran saludo

    • Hola Javier,
      gracias por animarte a dejar tu comentario. Pienso que Felipe II es un personaje de nuestra Historia destacado por muchos motivos y merecía ser tratado desde una perspectiva diferente a lo que se suele hacer.
      Saludos

  22. Pingback: El adamismo y el misterioso el Bosco | franciscojaviertostado.com

  23. Pingback: El Santo Grial. ¿El fin de una búsqueda? | franciscojaviertostado.com

  24. Pingback: La reina María Estuardo, crónica de una vida desgraciada | franciscojaviertostado.com

  25. Es muy difícil sustraerse a una interpretación “actualizada” de la Historia. Tratar de interpretar a un personaje tan poliédrico como Felipe II, con nuestros criterios, es fracaso seguro. Por ejemplo, el interés del Rey por la alquimia, equivaldría hoy en día a una afición por la investigación científica. No olvidemos que la Química farmaceútica nació en los conventos y abadías de toda Europa. Estuve casada ( hasta su muerte) con un investigador del CSIC experto en química mėdica y muchas veces hablamos de estos temas.
    En cuanto a la “puerta secreta” de que habla un comunicante, que existe en El Escorial, su uso podría ser cualquiera, incluso de tipo carnal, pero es muy difícil entender un tema de incesto en la personalidad de Felipe.

    • Hola Mar,
      es lo que tiene la Historia, las interpretaciones de un hecho pueden ser tan variadas como contradictorias en ocasiones. Sin duda que hay que contarla de manera objetiva (eso intento siempre y espero alejarme lo menos posible de esta intención) y quedarnos como cierto solo lo que ha sido probado. Me alegra mucho contar contigo en el blog y te agradezco tu comentario.
      Saludos y bienvenida.

  26. Pingback: Felipe II “El Señor del Mundo” | franciscojaviertostado.com

  27. Pingback: Un cuadro, un príncipe, el duque de Alba y su Historia | franciscojaviertostado.com

  28. Muy bueno, Maestro, en mi memoria tengo, que Felipe ll fue muy devoto, religioso, muy atávico a la religión, lo que no le impedía cometer sus pecadillos….triste vida para un gran personaje de la historia….Un abrazo desde el Alma

    • Hola Azulilusion,
      puede ser criticado, sin lugar a dudas, y así lo he comprobado en los comentarios de las redes sociales pero, ¿qué Rey no lo ha sido? Imagínate, acumular tanto poder, ser el amo del mundo, ¿cómo puede caer bien a todos? ¿Cómo puede haberlo conseguido sin tomar discutidas decisiones? Pero su personaje fue grande para la Historia, de eso no hay lugar a dudas.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s