La cruel historia de ser eunuco

eunuco

Eunuco haciendo guardia en un harén (Túnez, 1931).

En Yibuti, un pueblo del cuerno de África, cuando un hombre quería casarse con una mujer debía mostrar primero su valor para ser aceptado. Siguiendo la tradición debía hacerle un regalo: los genitales de otro hombre. Estos podían conseguirlos en una guerra o simplemente asaltando a un extranjero (cuidado con ir allí de turismo porque podríais regresar sin alguna parte de vuestro cuerpo). Todavía en nuestros tiempos quedan ancianas que guardan orgullosas su regalo pre-nupcial.

Un poco de historia…

Desplazándonos a otro continente y en otra época, concretamente en la China Imperial, podemos ver otra escena que guarda cierta relación con la que os acabo de contar. Durante las dinastías Ming y Qing, no era raro ver en una insalubre habitación del exterior de la Ciudad Prohibida, a una familia acompañando a uno de sus integrantes a una cita con el barbero-cirujano para que le fueran extirpados su pene y sus testículos. El barbero cobraría seis lingotes de plata por sus servicios:

(…) se le ataban los pies y las manos, vendándosele los ojos y desnudándole. El barbero envolvía la base del pene y los testículos en una venda que ajustaba fuertemente para después retorcer hacia un lado. Después cogía un cuchillo curvo bien afilado y preguntaba al futuro eunuco si estaba seguro de lo que iba a hacer (si era menor de edad respondía la familia por él). Si la respuesta era afirmativa, realizaba un corte fuerte y veloz, cercenando los genitales y quedando solo visible el conducto urinario, que se le cortaba al ras del pubis para poder orinar, y el conducto espermático que se le replegaba e insertaba en la carne.

Los gritos de dolor eran indescriptibles además de la hemorragia que se producía al instante. El barbero aplicaba baños de sales y aceites, aplicando una pequeña cuña de metal, frecuentemente de estaño o plomo, en el orificio de la uretra. Pero lo peor no habíaEunuco pasado, el nuevo eunuco debía caminar y no estarse quieto, sin consumir nada durante cuatro días. Si pasado ese tiempo podía orinar tras retirarse la cuña, la intervención habría sido un éxito y podía empezar a trabajar en su nuevo empleo: servir en la Corte del Emperador. 

Podéis imaginaros que si no conseguía miccionar moriría en su atroz agonía poco tiempo después. Los testículos eran guardados por el cirujano hasta que fueran reclamados (previo pago de una cantidad de dinero) por su antiguo propietario ya que debía mostrarlos si quería ir ascendiendo en su nueva profesión, pero si el eunuco moría sin poder recuperarlos se le cosía un pene hecho de arcilla o porcelana para poder ir al cielo. 

Estos dos ejemplos pueden parecernos extremos pero dan muestra de lo que se consideraba un nuevo género sociocultural, el eunuco, al que históricamente se le asignaba un trato diferenciado y que muchas veces desarrollaba un papel muy importante en la sociedad.

Esta castración podía ser parcial o total (testículos y pene) y su consecuencia biológica era la feminización del varón castrado. Encontramos su práctica desde el mismo momento que el ser humano se vuelve sedentario, durante el neolítico, en el creciente fértil, tras percatarse que la castración de los animales servía para reducir su agresividad. Era cuestión de tiempo que aplicaran esta drástica medida a los hombres violentos, extendiéndose esta costumbre a muchas culturas y civilizaciones.

En la Grecia antigua, según la leyenda, las temidas Amazonas mataban o mutilaban a los hombres cuando no los necesitaban para procrearse. Pero también encontramos su práctica en el Imperio persa, árabe, turco, babilónico y chino, recibiendo los nombres de kurgarru (sumerios), assinnu (acadios), ishtaritu (babilónicos) y galli (romanos).

En la Biblia encontramos casi cincuenta menciones a los eunucos, e incluso conocemos el nombre de algunos eunucos famosos como Potino (decapitó a Pompeyo), Zheng He (navegante y explorador del siglo XV), Bagoas (que cautivó al gran Alejandro Magno), Artoxares (cortesano de Artajerjes I y Darío II), entre otros.

Los eunucos eran muy codiciados como guardianes de las mujeres para asegurar su fidelidad en las largas ausencias de sus maridos y pronto se convirtió en un negocio rentable para muchos al pagarse por un eunuco bien operado el precio de veinte esclavos. Tampoco tenía el mismo valor el eunuco castrado totalmente que el que conservaba su pene, así como al que además, le cortaban la lengua. Los que sobrevivían de la mutilación completa tenía que retirarse la barrita de metal de la uretra cada vez que necesitaban orinar, así que los que podían enseñar dicha barrita eran también mejor valorados.

Harén Eunuco

Eunuco en un harén, pintura de Jean-Léon Gérôme, siglo XIX. Óleo sobre lienzo de 73,5 × 62 cm. Actualmente en el Museo del Hermitage (St. Petersburgo).

La castración por motivos musicales y religiosos

Skoptsy

Hombre y mujer skoptsy tras ser castrados.

A finales del Medievo las corales polifónicas requerían de voces femeninas en una época que la mujer tenía prohibido cantar en un coro eclesiástico. Es así como la Iglesia popularizó la castración de los niños para conservar su “angelical” voz aunque su práctica ya se encuentra en tiempos de Bizancio y no será hasta el año 1870 cuando esta práctica queda prohibida legalmente.

Muchos piensan que los primeros Castrati procedían de Italia, sin embargo hay referencias de ellos en el siglo XII en Huesca (España), siendo muy famosos Senesino (del que Haendel recurrió en 17 de sus óperas) y Farinelli en la corte de Felipe V de España.

Más restringida era la práctica de la castración por motivos religiosos, quizás solo en los pueblos eslavos, encontrando muestra de ello en el patriarca Orígenes, que se automutiló para evitar tentaciones y concentrarse más en Dios, y algunos -pocos- ermitaños.

Pero el ejemplo más sorprendente lo encontramos a finales del siglo XVIII, en la secta ortodoxa rusa de los skoptsy, en la que la castración se convirtió en un sacramento practicándose de la manera más salvaje que podamos imaginarnos: quemando los testículos con un hierro al rojo y extendiendo esta práctica a las mujeres, cortándoles los senos. Algunos grupos de skoptsy sobrevivieron hasta hace pocos decenios.

En la actualidad

… no debemos pensar que es una cosa del pasado. En diciembre del 1996 falleció el considerado como último eunuco de China, Sun Yaoting, y seis años después, la BBC denunciaba que en Níger todavía se emasculaba a los esclavos en algunas zonas rurales. Desde hace un par de años que algunas ONG denunciaban su práctica a los albinos de algunos países del África para ser utilizados en pócimas de brujería, y en la India, se calcula que cerca de medio millón de hombres, los hijras, se castran voluntariamente. 

Hijras India

Hijras de Delhi , India.

Un libro:

Eunucos, de José Antonio Díaz Sáez. Ed. Almuzara.

Para saber más:

El último eunuco

Eunucos, historia de una castración

Links fotos:

Recuerdos de PandoraR D´Lucca

Links:

Wikipedia y otras fuentes.

149 comentarios en “La cruel historia de ser eunuco

  1. Hay partes del cuerpo que tienen un ser vital y que al eliminarlas se convierten en cosas. Pero sirven para funcionar como eunuco, que al entrar en el cuarto de codiciadas reinas sólo puede penetrar con su mirada… sin tacto, sin gusto, sin olfato, sin oído… sólo la mirada fría haciendo un inventario visual de los objetos ubicados en ese cuarto donde descansa la reina. A la derecha encontrará un amplio sofá, forrado de terciopelo naranja, con una quemadura de cigarro al borde del respaldo, profunda. Encima del sofá arrimadas unas revistas, sin leer. También se ve un libro boca abajo, con un corta papeles metido entre sus primeras hojas. Se notan manchas por varios lados del sofá y, cantidad de objetos no identificados que despiertan su interés antes de servir a su amada reina. Gracias, FJ, por mostrar fidelidades de eunucos probados. Abrazos detenidos, mirados.

  2. Pingback: Gracias por mi segunda nominación – Planeta Animal

  3. NO, NO, Y NO. ES BIENAVENTURADO EL VARON QUE SUFRE LA TENTACION, DIOS LE DARA TAMBIEN CON ELLA LA SALIDA. PERO CASTRARSE SIGNIFICA NO TENER FE EN DIOS. Y BUSCAR LA RESOLUCION DEL PROBLEMA BRUTALMENTE POR UNA FUERZA ANIMAL.

  4. Que crueldad, menos mal que estamos en el siglo XXI, bueno, no creo que alguien se exponga a esos terminus, a los que se les deberia de practicar la mutilacion pero con ayuda de medicos profesionales es a los sacerdotes, ya que la mayorias de ellos son violadores de ninos, y ninas inocentes, y ahora son declarados homosexuales ante el vaticano, a esos si, que yo doy el SI, se lo merecen para que no sean violadores, criminales de inocentes.

    • Hola Norma,
      en algunos países practican un tipo de mutilación más “sutil” en estos casos como es la castración química con sustancias que produce el mismo efecto en el cuerpo que la extirpación quirúrgica de las gónadas.
      Saludos y bienvenida a los comentarios.

      • No por castrarlo tiende a dejar de ser un violador, aun castrado creo, que no cambiaria su metodo, sino mas bien agravaria la situacion de sus victimas, puesto que ademas, este tipo de personas “sufren” un trastorno de personalidad o simplemente son sociopatas, que a la hora de actuar disfrutan incluso con la tortura y el sufrimiento de los demas. QUIERO DEJAR BIEN CLARO QUE NO DEFIENDO A NINGUN VIOLADOR. solamente queria exponer mi punto de vista.

  5. I already knew of these things through previous studies but whew, humans can sure be sick creatures. But, then again, if a person is a rapist or a child molester should they be given the option of life in prison, or the removal of all their male equipment?

  6. Es triste ver todo este tipo de prácticas y las que nos faltan por conocer,pero dentro de todo en algunos casos conocían la finalidad de sus prácticas y eso lo vemos en un Farinelli,pudiera haber mucha ignorancia pero considero que a raíz de experimentar se ha ido evolucionando,qué suerte no haber nacido en esa época o quizás si ya lo vivimos también los que creemos en reencarnaciones…En fin me deja en mucho que pensar…Ya que de esto se trata,ir siempre al origen y más allá de todo…Gracias por tus aportaciones de verdad las disfruto mucho. 🙂

  7. No digas: ¿Por qué fueron los días pasados mejores que éstos? Pues no es sabio que preguntes sobre esto. Que crueldad … y en la actualidad siguen con estas practicas 😦 …solo Dios cambia a las personas .

  8. Interesante artículo, no lo había leído hasta ahora. Hace poco escuché una entrevista a Richard Dawkins, ésta: https://www.youtube.com/watch?v=IDmQns78FR8 Parece indicar que cuando los machos dominantes se procuraban eunucos no hacían más que perpetuar la conducta seguida por nuestros antepasados primates, que buscaban hombres presuntamente no interesados en el sexo opuesto para que cuidaran de sus crías y mujeres. Digo, presuntamente no interesados en el sexo opuesto, porque como señala Dawkins, muchos homosexuales son en realidad bisexuales, y tienen hijos, por esa razón, la tendencia genética a la homosexualidad no desaparece del acervo genético humano. También señala Dawkins que algunos hombres pretenden no tener deseos por las mujeres como una estrategia, como bien sabemos los que somos descendientes de sacerdotes católicos. Al final, y pese al escándalo farisaico de muchos, los hombres no somos más que monos pensantes.

    • Hola Hermelo,
      sí, es un artículo ya antiguo del blog aunque ya sabemos que cuando hablamos de historia esto no quita pizca de actualidad… ¡Ja, ja, ja! En cuanto a la entrevista del enlace que aportas es de lo más interesante. Dawkins es un acreditado científico (muchos premios y doctorados por diversas universidades le avalan) en lo que a biología evolutiva y religión se refiere. Ateo y a la vez agnóstico sus opiniones siempre han generado gran debate. Un punto de vista siempre a tener en cuenta y en este caso defensor del “Proyecto Gran Simio” que defiende el ampliar los derechos humanos a los grandes simios, que va en línea de lo que comentas.
      Saludos y espero que encuentres muchos otros artículos “antiguos” pues seguro aportarás datos que los enriquezcan. 😉

      • Hombre, honor que me haces Francisco, con las limitaciones de mi profesión, abogado metido a policía, me encantan estos temas, y leo y veo muchos videos de Dawkins, Hitchens, Dennet, hay otro científico, el astrofísico Neil De Grasse Tyson, que son ateos, y criado en la fe católica, me sosprende mucho la velocidad con la que el conocimiento científico va como desmantelando todo un mundo religioso y se van quedando o nos vamos quedando como desnudos. “God of the gaps”, el Dios de los vacíos, cada vez que la ciencia explica algo que no sabíamos, como que va quedando menos espacio para las creencias. No obstante, Dios sigue siendo una respuesta válida a los interrogantes del hombre sobre su existencia y el propósito de su vida.

  9. Muchas gracias por la información. No podía encontrar mucha información sobre el tema, ha sido de gran ayuda. Tenga una hermosa vida. Siga así ❤

  10. Pingback: La cruel historia de ser eunuco – Espacio de Arpon Files

  11. Interesantísimo. El ser humano no tiene límite en su barbarie.desde tiempos ancestrales idea cosas para hacer daño a los demás .no olvidemos la ablación que , desgraciadamente se sigue practicando hoy día de una manera generalizada en muchos paises

    • Hola Inma,
      ¡nunca aprenderemos! En una ocasión alguien dijo que el ser humano no es capaz de ver nada sin sentir la necesidad de destruirlo ¡Cuánta razón en estas palabras!, desgraciadamente…
      Saludos y bienvenida al blog y a sus comentarios.

  12. También estaban los eunucos egipcios. Es la primera vez que leo de esa práctica de cómo se hacía. Es espeluznante. Y la voz del castrati hermosa, pero no vale la pena que se tenga que mutilar a alguien por ello.

  13. Los eunucos más famosos fueron los sacerdotes del culto de Cibeles, que se autocastraban.

    Y olvida el calvario actual de la mutilación genital de personas con desórdenes mentales.

    • Hola Manuel Gómez,
      Cibeles se convertiría en una diosa muy popular en Roma gracias sobre todo a través de alguna de las profecías de los Libros Sibilinos en la que solo podría vencer si se adoraba a la “Gran Madre”. Representada a menudo como una leona en un carro tirado por leones (en Madrid existe una plaza con su nombre con una fuente que la caracteriza) cuenta la leyenda que amaba a Atis, un joven pastor, y cuando este quiso casarse con una de las hijas del rey Midas, Cibeles enfureció y llevó al joven a un trance hasta alcanzar un éxtasis que le permitiese castrarle. Hay varias versiones del mito pero una de ellas explica que Atis no sobreviviría y la diosa introdujo el ritual que se celebraría cada año de llanto por él y declaró que en su memoria todos sus sacerdotes deberían ser eunucos.
      Un saludo y gracias por tu interesante aporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s