El resurgir de Babilonia

Antiguo palacio de verano de Saddam Hussein con ruinas de la antigua Babilonia en el fondo. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Embellecida y destruida en múltiples ocasiones será convertida en la ciudad más poderosa de Mesopotamia con el rey Nabucodonosor II y de esta época son los restos arqueológicos que se conservan pues al fin se cumplió la profecía de Jeremías:

“Babilonia será convertida en un montón de ruinas, una madriguera de chacales, un motivo de estupor y de burla y un lugar deshabitado”.

Robert Koldewey

Robert Koldewey

Y esas ruinas volvieron a la luz en 1898 gracias a las excavaciones del alemán Robert Koldewey aunque ya antes se habían realizado algunos intentos: Layard en 1849, Rawlinson en 1854 y Rassam, diez años antes que Koldewey. Pero no fueron los únicos. El primer viajero occidental del que se tiene constancia escrita fue el rabino de Navarra, Benjamín de Tudela en el siglo XII, pero muchos no buscaron la ciudad histórica sino su mito. Mito que ayudó a formarse por Heródoto, el historiador más cercano cronológicamente a los tiempos de esplendor de Babilonia, aunque le separaban cien años (siglo V a. C.) y lo más probable es que no la visitara, y el Antiguo Testamento en los libros segundo de Reyes y el de Crónicas, los libros de Ezequiel y Jeremías, y sobre todo el Génesis cuando se refiere a la construcción de la torre de Babel. Las únicas referencias escritas de los jardines colgantes son posteriores, de época romana, cuando de la ciudad solo quedaban ruinas.

Con la esperanza de empezar a dar respuesta a tantos mitos y leyendas, el emperador alemán Guillermo II impulsó en 1898 la creación de la Sociedad Alemana para el estudio del antiguo Oriente (Deutsche Orientgesellschaft) encargando la dirección del primer proyecto al historiador, arquitecto y arqueólogo Koldewey. Lo primero que hizo fue reconocer la zona descubriendo los primeros ladrillos esmaltados de la puerta de Ishtar (en ese momento no sabía que se trataba de una de las ocho puertas con las que Nabucodonosor II dotó a sus murallas).

Su labor podría considerarse como la más rigurosa que se hacía hasta ese momento en Mesopotamia. Se hizo acompañar de un equipo experto en múltiples campos y 200 obreros, catalogando todos los objetos y fragmentos que encontraba, desde los más grandes y bellos hasta los que parecían insignificantes, enviándolos a Estambul y Alemania. Con gran rigor, capacidad organizativa y una novedosa logística que le permitió remover grandes cantidades de tierra, trabajó de manera interrumpida hasta que Iraq cae en manos de los británicos durante la Primera Guerra Mundial, en 1917.

puerta de ishtar

Puerta de Ishtar en el Museo de Pérgamo (Berlin).

Inició su estudio en una zona donde se pensaba que se encontraban los palacios aunque en su lugar descubrió dos muros paralelos separados por 41 metros: la gran avenida procesional de la ciudad. Su labor hizo que afloraran las ruinas del templo dedicado al dios Marduk (templo del Esagila) y la mítica torre de Babel (el zigurat Etemenanki). A pesar del ingente trabajo que realizó en esos años, solo exploró una pequeña parte de las 375 hectáreas del yacimiento.

jardines colgantes babiloniaPero siguen los mitos. Los exiguos restos del zigurat no dan luz de su altura y grandiosidad. Y aunque se desenterraron pozos, conductos de agua y grandes estructuras que podían indicar la existencia de los famosos jardines colgantes, textos cuneiformes y otros hallazgos arqueológicos indican que tenían otras funciones bien distintas. De su existencia no duda la investigadora británica Stephanie Dalley aunque su teoría es bien distinta. Según apunta, la construcción de los jardines colgantes se debe a los asirios en tiempos del reinado de Senaquerib y no precisamente en Babilonia sino en  Nínive, también conocida como “Nueva Babilonia”, probable origen de la confusión.

Pero Babilonia seguirá siendo dentro de otros 3.000 años considerada como “muchas grandes ciudades en una” superviviente de múltiples conquistas, la gran Babilonia.

Para saber más:

Descubriendo el Antiguo Oriente, de Rocío Da Riva y Jordi Vidal (2015).

Links fotos:

a_marga

Información basada en el artículo “El descubrimiento de Babilonia, la ciudad de la torre de Babel”, del arqueólogo Felip Masó (N.G. History nº 65)

18 comentarios en “El resurgir de Babilonia

  1. Babilonia, tan hermosa en su momento. Dicen que la cuna de la Astrología en Occidente y probablemente origen de los Reyes Magos. Aprovecho para desearte una feliz Pascua de Reyes. Un abrazo de luz.

  2. Babilonia realmente existió, pero cuanta fantasía hay escrita sobre los jardines colgantes?, no importa, la Historia siempre es atrayente. Cuando estuve en el Museo de Pérgamo, aluciné con la puerta de Ishtar y colecciones de utensilios “expropiados” de las excavaciones. Digo “expropiados” pues también es una lástima que cuando se efectuan excavaciones y hallazgos, el pais que envia a los excavadores, se apropia de hermosuras que deberían estar en la tierra de origen, Lo mismo pasa con el Altar de Pérgamo que es una maravilla y está en el museo, pero cuando estuve en Pérgamo (Turquia), alli nada más hay unos cuantos pedruscos que ni la imaginación puede pensar que alli estaba dicho Altar.
    Por supiuesto que si no fuese por los museos, sean de Berlín, Londres… no podríamos recrearnois con tantas bellezas, los robos “en situ” se habrían expropiado de casi todo.
    Buen post… Abrazo babilónico…..

  3. Muy adecuado tu artículo de hoy, Día de Reyes, Francisco Javier, En que los católicos celebran la adoración de los Reyes Magos al niño Jesús, pues de tener algún trasfondo histórico esta visita, éste debía de ser su país de origen.
    Desde luego lo que no eran es ni reyes, ni magos. Todo se debe a errores históricos y de traducción. La palabra actual que mejor los definiría es tal vez la de sabios, pues así eran considerados por todos los pueblos antiguos los sacerdotes de este país. Y realmente eran muy versados en todos los conocimientos de entonces, y No solo en Astrología, sino en Arquitectura, Medicina, etc.
    Por otra parte, lo poquísimo que conocemos de esta antiquísima cultura (tan antigua al menos como la egipcia, si no más), es lo que se conserva en los museos europeos, pues ya hemos visto como tratan sus reliquias históricas los actuales habitantes de esos países: como fanáticos vándalos energúmenos.
    Gracias por ampliar nuestros conocimientos como siempre, Francisco Javier. Un saludo.

    • Hola Luis,
      permíteme añadir a la entrada una ópera. No puede ser otra que Nabucco, la tragedia de Verdi basada en el Antiguo Testamento estrenada en La Scala de Milán a mediados del siglo XIX. Consta de cuatro partes (la primera se desarrolla en Jerusalén y las otras en Babilonia). Una obra que aún en nuestros días sigue teniendo gran éxito cada vez que se interpreta y que nos recuerda esta mítica ciudad.

      Saludos y espero que te guste (a mí me pone la piel de gallina cada vez que la oigo)

      • Francisco a mi me pone la piel de ganso que dicen los ingleses…..incluso ahora se han llenado los ojos de unas lágrimas…

      • ¡El Coro de Esclavos Hebreos, de Nabuco! Una de mis preferidas. ¡Cómo si no!.
        Gracias, Francisco Javier. ¡Es un gran regalo de Reyes para mí!.

      • Esta aria coral es en mi concepto la mas bella de todas en el mundo de la opera. Tiene un trasfondo formidable en todo sentido, y esta producción del MET es maravillosa. A mi me arranca lagrimas!

  4. Leer pasajes de la creación de este planeta es grandioso, por tanta imaginación envuelta en cómo se forman las cosas terrenales. Separar las aguas es dejar aparecer lo seco… tierra dijo Cristóforo Colombo cuando vio lo que tanto anhelaba después de bogar por esos mares. Llegó el rey mago a América, decían los nativos. Trazar jardines colgantes con la utilización de puentes es pensar en aterrizar sobre algo sólido, la tierra; evitando caer en aguas pantanosas y movedizas. El problema comenzó cuando se creó la luz, que sólo alumbraba de día, dando paso a la oscuridad de la noche, pero también, al crecimiento de animales, árboles y todo lo que generaba abundancia. Por último, poner al hombre a cuidar toda esa abundancia terráquea fue el principio del final. El hombre, que, con sus malabares y artilugios quiso arrebatar privilegios al creador, creyéndose rey. Bien estaba la tierra separada del mar, produciendo todo lo necesario para el equilibrio del planeta. Quizá, por ello, es que surgieron los Jardines Colgantes, como puentes que se balanceaban con pequeños roces del viento, sin precipitarse. Maravilloso. Gracias, FJ, por recordarnos esta herencia de Babilonia. Un abrazo, en medio de tanta evocación de aquel reinado.

  5. Hola marimbeta,
    fantástica alegoría que al final todo equilibra. Esperemos que la decisión de poner al hombre al cuidado de tantas maravillas no fuera una decisión equivocada. El planeta no se lo merece.
    Abrazos de luz

  6. En un tiempo lejano cuando empecé a interesarme por la lectura sobre la vida e historia de los sumerios, me empapé de Babilonia, seguramente porque los viejos del lugar me la hicieron confundir con lo de Sodoma y Gomorra, sí, pero tu artículo me ha vuelto a la realidad … y al conocimiento. Gracias EfeJota

    • Hola Enrique,
      lo que hubieras disfrutado construyendo palacios y templos en Babilonia. ¡Ja, ja, ja! Imagino que se podría comparar al Dubái de nuestros dias, un paraiso para arquitectos y constructores.
      Abrazos y buen lunes.

  7. Pingback: Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero! | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero! ⋆ Scrivix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s