… y el virus del papiloma pudo ser el asesino silencioso de la reina Isabel “la Católica”

Doña_Isabel_la_Católica_dictando_su_testamento_(Rosales)

Reina Isabel la Católica dictando su testamento, de Eduardo Rosales. Óleo sobre lienzo 290 × 400 × 114cm (1864). Museo del Prado. A la izquierda: Juana y Fernando el Católico, a la derecha: el Cardenal Cisneros. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Isabel de Trastámara gobernó durante 30 agotadores años el reino de Castilla y como reina consorte de Aragón junto a su esposo Fernando II. Conquistó Granada,  creyó en el proyecto de Cristóbal Colón -en contra de la opinión de muchos- y se ganó el corazón tanto de nobles como del pueblo. Pero toda su vida estuvo marcada por el sufrimiento ocasionado por las desdichas de sus hijos y las infidelidades de su marido. Poco antes del mediodía del 26 de noviembre de 1504 fallecería en el Palacio Real Testamentario, tenía 53 años.

Mucho se ha discutido sobre la enfermedad que finalmente le provocó la muerte. La mayoría de los historiadores aceptan que fue un cáncer en “las partes vergonzosas” lo que provocó la agonía de sus tres últimos años de vida y que esa localización tan “incómoda” es la que hizo que la reina no permitiera “exponerlo jamás a las miradas ni a las manos de los médicos”. Según narra el padre Pedro el Monje:

“le vino una úlcera secreta que le había causado el caballo en la guerra de Granada”.

… y según cuenta Junceda Avello:

“(…) la fístula en sus partes vergonzosas y cáncer que se le engendró en su natura”.

Puede que fuera un cáncer de recto o de útero, aunque lo más probable es que se localizara en el cuello del útero (cérvix) y por tanto causado por la infección del virus del papiloma humano.

Hoy conocemos bien la etiopatogenia de este virus en el cáncer de cérvix y gracias a las campañas de prevención, tanto su incidencia como la mortalidad, han disminuido. De ser el más frecuente en la mujer ha quedado relegado a segundo plano tras el cáncer de mama. Su transmisión por las relaciones sexuales nos hace pensar inevitablemente que, si la reina fue tan piadosa (que lo fue) sería su marido el que le transmitió el virus ocasionando con el paso de los años ese cáncer.

Isabel era una mujer de gran entereza tanto física como moral y los partos, según la costumbre castellana, debían ser presenciados por testigos. Es por eso que se hacía cubrir la cara con un lienzo para evitar que nadie viera su dolor o quizás para no tener que ver ella a quienes lo presenciaban. Pero con los años esta entereza sería puesta a prueba. A partir de los 41 años comenzaría a sufrir de fiebres tercianas y dos años antes de su muerte la fiebre no la abandonaría. Su estado empeoró presentando las piernas hinchadas y con úlceras (atribuidas a sus viajes a caballo), y dificultad a la hora de caminar que con el tiempo la dejaría postrada en la cama. No comía, no dormía y tenía una sed insaciable. Sin perder su lucidez en ningún momento, en junio de 1504 un médico diría que había desarrollado un tumor visible, pero no se informó de su localización.

Toda esta sintomatología sugiere varias posibilidades como paludismo o algún problema del eje hipotalámico-hipofisario, pero no explican todo el cuadro. Su cronicidad acabaría afectando múltiples órganos provocando un fallo renal, del sistema nervioso y de los vasos periféricos, pudiendo explicar toda esta sintomatología una vasculitis, probablemente secundaria al proceso tumoral.

En su testamento dispuso que se le enterrara en la iglesia de San Francisco, en Granada, mientras se construía una Capilla Real en la catedral de esa ciudad, donde actualmente se encuentra junto a su amado esposo.

Así pues, es probable que las aventuras sexuales de su marido fueran causa no solo de su tristeza sino también de su muerte, porque…

“… aunque amaba mucho a la reina, su mujer, dábase a otras mujeres”.

Sepulcro de los reyes católicos

Capilla Real de Granada (mausoleo de los Reyes Católicos y de Juana la Loca y Felipe el Hermoso)

Ver la serie de RTVE Isabel

Para saber más:

La infanta que llegó a reinar, Isabel de Trastámara, artículo de M.ª Isabel del Val Valdivieso

Cáncer de cérvix

Link foto:

Panoramio

Link información:

ABC

51 comentarios en “… y el virus del papiloma pudo ser el asesino silencioso de la reina Isabel “la Católica”

  1. Isabel la Católica, muy católica ella… y por serlo quizás estuvo padeciendo demasiado por no mostrar sus partes pudientes (que seguro harian mucho “pudor”… peste), así debería ser una reina y en cambio su marido no le importaba contagiar a su católica reina. Ironias de la vida. Hoy en día no hubiese pasado, pero la Historia es la Historia y asi nos la han contado.
    La capilla real en la catedral de Granada es imponente, pero a mi me impresionó más los 4 ferétros de hierro de los reyes católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso que están debajo de la capilla.
    Un abrazo muy real! (nada que ver con la Realeza jejej)

    • Hola Rosa,
      piensa que en aquellos tiempos no tenían ni idea de lo que era el virus del papiloma humano (hoy en día seguro que muchos aún os lo preguntaréis y este es uno de los motivos de escribir este artículo).
      Granada es una ciudad espectacular, su Alhambra, su Catedral, tanta Historia concentrada en un solo lugar. ¡Recomendable su visita al 100%!
      Abrazos igual de reales 😉

  2. Un personaje fascinante el de Isabel y muy interesante en general la época de la Historia que protagonizó.

    Las infidelidades de los monarcas y su consentimiento por parte de sus consortes, son sólo una muestra más de la cultura machista de nuestro país, de la que aún no hemos conseguido librarnos del todo.

    Debió ser una muerte dura.

    Besos!

    • Hola Mina,
      la reina Isabel se fue de este mundo con mucha pena. Una tristeza no solo por su propia muerte sino por el reino que dejaba, por sus súbditos, por el futuro de sus hijos y también por el amor que le profesó Fernando (a pesar de sus amoríos).
      Otro beso para ti.

  3. Buna dimineata, prieteni! O zi frumoasa si usoara si buna si cum o vreti voi, numai sufletul sa nu vi-l atinga in mod neplacut! ❤
    Good morning friends! A beautiful and gentle and good day and how you want it, not only soul you touch him unpleasantly! ❤



  4. Como siempre, muy interesante tu artículo Francisco Javier. Siempre me fascinó la figura de Isabél de Trastamara, más conocida como Isabél la Católica, rubia y de ojos azules, según dicen. Yo siempre pensé que la causa de su temprana muerte,dado que se negaba a ser examinada por los médicos, por ser un mal en sus partes íntimas, era una enfermedad de trasmisión sexual, todas ellas mortales a la larga, dada la falta de antibióticos entonces. Ello unido a la promiscuidad de los reyes, y la total falta de higiene de la época (se dice que la reina se bañó una sola vez en toda su vida, y porque al parecer su médico se puso realmente serio con ella), apuntan claramente a ello. Y ahora tú me lo has aclarado con una teoría muy plausible.
    Gracias, como siempre, amigo mío y feliz semana.

    • Hola Luis,
      entonces éramos los propios médicos los que desaconsejábamos los baños al pensar que el agua podía ablandar la piel y abrir sus poros creando una entrada a las enfermedades. Piensa que los ríos eran especialmente peligrosos para las mujeres pues si se bañaban en ellos corrían el riesgo de quedarse… ¡embarazadas! La explicación no es otra que si algún hombre o alguna de sus ropas estaban manchadas de semen y se sumergían en el arroyo, cerca de donde estaban ellas, la probabilidad de que quedara embarazada por contacto era altísima al poder entrar el esperma por los poros de la piel.
      Lejos de pensar de que esto era una creencia del pueblo y de gente inculta, era un pensamiento de todo el mundo, incluso entre la realeza. Nunca se lavaban la cara (se quitaban la mugre con un trapo) pues se pensaba que el agua les podía perjudicar la vista, provocar dolores dentales e incluso resfriados. Para lavarse las manos y la boca utilizaban agua rebajada con vinagre o vino, pero el resto del cuerpo, el no visible, nunca entraba en contacto con el agua pues pensaban que la ropa interior absorbía las impurezas. Era mejor mudarse con frecuencia que lavarse.
      Abrazos y buen inicio de semana.

  5. Hola Francisco Javier, feliz día a la Madre Patria y a través tuyo saludar por su día a todos los amigos españoles.
    Muy rico e instructivo el artículo, me solidaricé con la reina que fue ella quien tuvo que pagar por las travesuras de su marido. Me llamó también la atención sobre los historiadores que usaron la palabra “cáncer”, quisiera saber desde cuándo se emplea pues pensaba que era un término más reciente. Además, quisiera saber, en tu calidad de médico, tu opinión sobre las vacunas contra el VPH, se la aplican a niñas desde los trece años y algunos estudios dicen que no es tan efectiva, no lo sé. Muchas gracias desde ya y saludos afectuosos.

    • Hola Capullanita,
      saludo recibido y devuelto. 😉

      La reina Isabel tuvo que pagar un precio alto, muy alto, y si me lo permites alargaré un poquito la contestación de tus preguntas porque… la esperaba, de hecho este post lo hice también desde el punto de vista médico, claro.

      La palabra cáncer significa “cangrejo” y deriva del griego. No es un término nuevo pues se describió por primera vez al observar que en el cáncer de mama la superficie exterior se comparaba con ese animal y las venas a sus patas. Además, al producir un dolor similar a los zarpazos de ese crustáceo penetrando en el cuerpo, hizo que se asociara a ese animal. El cáncer es una enfermedad tan antigua como el mismo ser humano, siempre nos ha acompañado, y si nos preguntáramos quien tiene más probabilidades de padecerlo, si el hombre o la mujer, la respuesta podría sería diferente si la planteáramos ahora o 100 años atrás. Antes del siglo XX se pensaba que era más frecuente en mujeres (el de mama era uno de los más diagnosticados por ser muy visible) pero actualmente la realidad es que lo sufrimos por igual (quizás en el hombre la incidencia es un poco superior).

      En cuanto a la infección del HPV (Virus del Papiloma Humano) y su asociación con el cáncer de cérvix (cuello de útero) es uno de los pocos cánceres que se producen por una causa infecciosa. Esta infección es relativamente frecuente (la tienen el 80% de la población ¡hombres y mujeres!), adquiriéndose con las relaciones sexuales, pero la propia inmunidad del cuerpo es la que antes o después la hace desaparecer. Mientras esté en el cuerpo es cuando puede producir condilomas (un tipo de verrugas en genitales) y/o alteraciones en la citología (displasias) que si no se diagnostican, controlan y tratan pueden desarrollar con los años un cáncer de cérvix. El conocer el HPV ha significado una revolución en el diagnóstico y la prevención de este cáncer.

      Me preguntas por la vacuna que disponemos del VPH y te contestaré categóricamente: Sí, es altamente EFICAZ y SEGURA. Sus mayor eficacia la encontramos si se administra (tanto en niñas como en niños) antes del inicio de las RS (adolescentes) aunque también está indicada en otras edades y cuando ya se ha adquirido la misma (ayuda a que eliminemos el virus una vez ya contraída la infección). La irrupción de estas vacunas contra el HPV podría cambiar en pocos años las estrategias en el diagnóstico precoz del cáncer de cérvix dando más importancia a la detección de la presencia del HPV en el cuerpo (se hace un frotis similar a una citología) que a la propia toma de la citología cervicovaginal.
      En cuanto a la seguridad debo decirte que no hay ninguna vacuna -de las existentes hasta ahora- más segura, ya que es en la que más estudios y mejor hechos se han realizado antes de comercializarse.

      Saludos

      • Capullanita, excelentes preguntas…!! Y muy buenas respuestas, sobre el cancer, me intereso mucho, suponía que era una enfermedad que siempre estuvo, pero no sabía exactamente desde cuando se utilizaba el termino, y mucho menos que significaba…A su vez tengo entendido que recien con los “avances cientificos” de los siglos XVI y XVII se comienan a tratar de otras formas, y se lo intenta “extirpar” de alguna manera, aunque sin anestecias, eso debio ser algo de verdad extremadamente doloroso…El cancer es aún hoy una forma terrible de sufrimiento con todos los paliativos; no me quiero ni llegar a imaginar lo que pudo ser en estas épocas… 😦
        Ademas de las “sangrias” o “sangrados”, ¿ existia algun otro tipo de practica en los periodos anteriores a la Edad Moderna, cuando se detectaba un cancer?
        Voy a mirar el blog si es que hay algo sobre la peste negra, sino voy a hacerte mi pregunta aquí…jeje…Gracias, me gusta mucho la Historia de los avances científicos en medicina, podrían explicar muchisimos procesos, porque como no estamos acostumbrados a la falta de por lo menos atención primaria (si bien en muchos lugares seguimos teniendo muchisimas falencias) , es muy distinto, y al analizar se tiene a perder de vista lo importante que era esto…nosotros lo naturalizamos tanto, que aveces lo dejamos de lado en el foco del analisis…
        Saludos 😀

      • Muchas gracias, quedo más que satisfecha con tu respuesta y haberme ayudado a resolver esas dudas con respecto a las vacunas. Que tengas un lindo día. 🙂

  6. ¡Qué interesante! Me gustó mucho en particular el comentario de por qué las mujeres no se bañaban. Todo lo que había detrás de la creencia de que un baño podía causar embarazos o enfermedades. Me encanta tu blog. Aprendo muchísimo. Gracias por compartir tus conocimientos.

  7. No quiero ni imaginar los hedores q desprenderían las personas d aquella época por falta d higiene.. Como tampoco m resulta raro pensar la cantidad d enfermedades d transmisión sexual q camparían a sus anchas por los innumerables reinos 🙂 .. Una vez más fabuloso tu post, Francisco Javier ..Abrazos d luz

  8. Hola, acabo de descubrir tu blog y decirte que me ha encantado. Nunca me había parado a pensar en la cantidad de enfermedades que se transmitirían por las relaciones sexuales en la época… Que ni la realeza quedaba a salvo. Me quedo por aquí. Un saludo

    • Hola Rincón del Peque,
      pues eres bienvenida, como no podía ser de otra forma. Espero que te quedes durante muuuucho tiempo y por cierto, tienes en tu blog un rincón de lo más interesante para los peques y los padres de los peques.
      Saludos

  9. Iniciar creencias de cristos y marías, conquistando, casa secreta. Guardar, en sus rincones, voces escondiendo fantasmas. Humear en noches invernales sin enturbiar las aguas claras. Sin dejar huellas de pies mojados en el baño. Agua bendita. Imposible atravesar el hondo foso que bañaron nuevas tierras descubriendo luces amarillas. Realidad que los dioses dieron, sueños no soñados, más por obra de los dioses. Se abandonó en ese triste irse pagano de la vida viviendo sueños, infieles, reales, cercanos. Todo se puede borrar, salvo el momento… dejando vida que se vive en los creyentes conquistados. Gracias FJ, Un abrazo, al acabar el día.

    • Hola María Jesús,
      el Castillo de la Mota está en Medina del Campo (Valladolid) y allí también se encuentra el Palacio Real Testamentario (el nombre viene por dictar allí su testamento la reina Isabel) en el que si no estoy confundido también murió tras testar.
      Saludos

  10. Muy interesante el artículo y el blog en gral, te pondre en mis favoritos…!! Saludos de una Estudiante de Historia, desde la Argentina…!!
    Isabel, es un personaje fascinante, que logra imnotizarnos siempre… 🙂
    Es innevitable pararse a leer cualquier cosa sobre ella…

  11. Fue una gran Reina deberíamos reflexionar hoy día y pensar que ella inauguró el Reino de España, su talante personal ha quedado muy bien contado como siempre aquí.

    Un saludo.

  12. Terrible, FJ. No obstante – leído en el Mundo: Isabel la Católica ordenó envenenar a su hermano el rey Enrique IV para acelerar su ascenso al trono «por cobdicia desordenada de reynar», junto a Fernando de Aragón, quienes «acordaron, e trataron ellos, e otros por ellos, e fueron e fabla e consejo de lo facen dar (…) ponçoña de que después falleció».
    De la antigüedad … nada o mucho, que aprender para matar … o morir. Puro vicio.
    Un abrazo

    • Hola Enrique,
      Enrique IV apodado como “el Impotente” (ya puedes imaginar porqué). es un personaje muy interesante desde el punto de vista médico. Si me lo permites añadiré algo al respecto (ya sabes que no puedo evitar el hacerlo) Primero, comentar que algunas fuentes dicen que dejó embarazada a la reina mediante una innovadora técnica de inseminación artificial (sí, sí, cinco siglos antes de las utilizadas hoy en día), haciendo servir una… ¡cánula de oro!. El profesor Gregorio Marañón tiene entre sus publicaciones un ensayo sobre Enrique IV de Castilla en el que le diagnostica displasia eunucoide, quizás producida por un tumor de la hipófisis, en la que además de impotencia presentaba piedras en el riñón, infertilidad y alteraciones psíquicas.
      Abrazos y me miraré con interés la publicación de El Mundo (dejo el enlace que comentas).

  13. Hola Francisco Javier. Leo tus post con mucho interés ya que son muy instructivos. No los he comentado nunca, tal vez por gandulitis y por el mero afan de absorber sin comunicar otras opiniones. Pero hoy ante la creencia de que una mujer podia quedar embarazada al bañarse en los rios me he acordado de la explicacion que dan algunas citas religiosas diferentes al cristianismo en cuanto al embarazo de la Virgen Maria, dando por hecho que este se produjo al bañarse junto con el resto de mujeres en un baño publico despues del turno de los hombres y que alguno habia eyeculado en la piscina dejando el semen esparcido en ella por que la santa mujer lo asimiló. Despues vino la historia de la rama floreciente y demás para que el pobre Joaquin demostrara la inocencia y virginidad de su hija. Un saludo afectuoso.

    • Hola Jose,
      ya sabes que estás invitado a comentar siempre que quieras pues entre todos hacemos un poquito el blog siendo el artículo solo una parte “del todo”.
      Curioso, muy curioso lo que dices, así que… deja la “gandulitis” a un lado y bienvenido a esta sección 😉
      Saludos

  14. Si lo que conocían como higiene era cambiar seguido la ropa, pienso que la servidumbre la que lavaba los trapos sucios era, más limpia que los cortesanos

  15. Saludos desde México, descubrí por casualidad tu blog y me gusto lo que hay en el, a pesar de no ser historiadora me encanta todo lo relacionado con el pasado del ser humano y la relación que este tiene con el presente. Y aquí estaré para poder leer todos tus artículos que se me parecen muy interesantes. Por cierto si algún día voy a España el primer lugar que visitaré será Granada tengo que conocer esas tumbas, son impresionantes.

    • Hola Catalina,
      yo tampoco soy historiador, solo un aficionado a la Historia que está realizando sus estudios como simple aficionado, nada más. Me alegra que te guste el blog y que te animaras a comentar.
      Un saludo y si un día vienes a España no dudes en iniciar su viaje por esa ciudad, te sorprenderá aún más de lo que te imaginas.

  16. Pingback: El nacimiento del Estado Moderno | franciscojaviertostado.com

  17. Pingback: Unas cañadas muy Reales | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s